El futuro de la ganadería para el Mercosur

Productores de los cuatro países del Mercosur y Bolivia contaron,  cómo se preparan para hacer frente al aumento de la demanda mundial de carne que se espera para los próximos años. Para 2020 el consumo de carne vacuna pasará de 61 millones de toneladas, en 2010, a 64,5.

Según las estimaciones de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, el Mercosur será el bloque que tenga más potencial de crecimiento y estima que podrá abastecer el 70% del incremento de la demanda.

Aumentar la producción de carne exige esfuerzos de gestión, tecnología y sanidad. En este sentido, productores de la región expusieron sus logros, desafíos y amenazas durante el encuentro “Una mirada regional de la producción ganadera“, organizado por Biogénesis Bagó, en el marco de la 125a. Exposición de Ganadería, Agricultura e Industria Internacional.

La lucha contra la aftosa es otra preocupación del Mercosur y sus socios. Los productores manifestaron la necesidad de armonizar normas sanitarias y de generar sistemas de alarma regional eficientes. Luis Saavedra Bruno, productor de Bolivia, fue el que más hincapié hizo en el combate de esta enfermedad. Hoy Bolivia tiene un stock ganadero de 6,5 millones de cabezas y una población de 10 millones de personas.

Otra meta que tienen por delante los productores en general es la comunicación con el público urbano.

Se levantarían los paros en el SENASA

Los empleados del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria iniciaron esta semana una huelga que impide la entrega de los certificados necesarios para la carga de mercadería, lo que ya demoró decenas de barcos en uno de los mayores exportadores mundiales de alimentos.  Esto afecto considerablemente a los mercados internacionales, ya que los buques siguen sin poder cargar mecaderia en puertos de nuestro país, tanto soja como maíz.

Los representantes sindicales se reunieron ayer con las autoridades del Senasa y recibieron una propuesta para levantar la medida de fuerza, que deberá ser aprobada hoy por asambleas de trabajadores.  Si los trabajadores aprueban la oferta, podrían volver al trabajo esta misma semana, dos días antes de que finalice el plazo original previsto para la huelga. Una representante de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE), manifestó que las autoridades ofrecieron un aumento salarial del 39%, muy por encima del 24% que los empleados habían rechazado inicialmente.

Tecnología de dosis variable: Soja y Maíz

Los expertos del INTA Manfredi: Andrés Méndez, Juan Pablo Vélez y Diego Villarroel fueron los encargados de trabajar en las seis campañas de ensayos con maíz y soja, en conjunto con las tecnologías de dosis variable. En un lote de 40 hectáreas se logró un beneficio de US$ 8155 con la agricultura de precisión; esto tiene que ver con un uso más eficiente de los insumos y de su ahorro.

Los ensayos se hicieron en una región que forma parte de lo que se conoce como la zona semiárida central de la provincia de Córdoba. En esa región, la precipitación anual media es de 740 milímetros. Los ensayos consistieron en variar insumos en maíz (semilla y fertilizante) y el espaciamiento entre surcos en soja. En ese trabajo se definieron cinco zonas con diferentes potenciales de rinde. Y dos de ellas tenían fuertes contrastes. Así, había una zona de alto potencial de más de 8000 kilos por hectárea en maíz y más de 3000 kilos en soja. Por el contrario, la zona de bajo potencial tenía menos de 5000 kilos para maíz y menos de 1000 kilos por hectárea para la soja.

Para trabajar, se contó con una sembradora con doble vía de dosis variable, siembra y fertilización. Para corroborar los datos de los ensayos, se cosechó con una cosechadora con monitor de rendimiento. Después, con programas específicos se determinaron las diferencias entre la dosis fija y la variable.
En la soja, a modo de ejemplo, en 2010 el manejo variable fue variar la distancia entre surcos de 0,525 m en la zonas de alto y medio potencial y a 0,26 m en las de bajo potencial. Esto se hizo manteniendo constante la densidad de siembra.
Como resultado, aumentó el rinde en la zona de bajo potencial un 20% (0,3 tn). “Esto produjo un incremento en el margen neto en un 121%, pasando de 11,1 a 24,61 dólares por hectárea. Debido a la superficie importante que abarcaba la zona de bajo potencial (15 de las 40 hectáreas), el cambio de manejo produjo que en todo el lote el margen neto subiera un 6,78%. En dinero significó US$ 540,3 más”, concluyeron los técnicos.

Vacunación antiaftosa: desacuerdos

El Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa), decidio incorporar a veterinarios privados al Plan Nacional de Erradicación de la Fiebre Aftosa. Estos cambios le dan la posibilidad al productor de elegir al profesional sin que afecte la vigencia de los entes o fundaciones. Esta medida provocó reacciones encontradas entre los productores. En las entidades que forman la Comisión de Enlace, hubo rechazo, mientras que en otros sectores ganaderos, se la vio con buenos ojos.

La resolución 368/2011 (confirmada este mes por el Senasa) delega en las fundaciones la comercialización y aplicación de una vacuna a bajo costo para todos, que garantiza la cobertura total y la accesibilidad de productores chicos, medianos y grandes en igualdad de condiciones y entrará en vigencia cuando se publique en el Boletín Oficial.

El presidente de la Sociedad Rural Argentina, Hugo Luis Biolcati, criticó el intento de modificar un sistema que “demostró ser eficiente para erradicar la fiebre aftosa“. Recordó que hace dos semanas la Comisión de Enlace se reunió en la Bolsa de Cereales con representantes de las fundaciones y “hubo una declaración unánime” de rechazo. A su vez, el coordinador de la Mesa de Carnes de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), Martín Rapetti, dijo que no valia la pena cambiar el sistema ya que éste fue exitoso: “No tenemos ningún problema con los veterinarios particulares, pero en todos los entes contamos con veterinarios. Desde la entidad, inicialmente pedimos no innovar”.

Por el lado del Senasa, una fuente respondió que con la nueva legislación “se le da la posibilidad al productor de elegir el vacunador, ya sea como lo hace hasta ahora, contratando el servicio del ente sanitario de su zona o por intermedio de un veterinario particular”. No obstante, la fuente agregó que en este último caso el profesional tiene que estar registrado en la fundación de la zona y debe adquirir allí las dosis necesarias para la vacunación. “No inventamos nada. Vamos a legislar sobre algo que ya ocurría”, se defendió el informante.

Por su parte el ganadero Federico Palacio, de Rauch, también está en favor de la nueva resolución. “Yo confío en mi veterinario, que es un profesional que conoce en detalle mis vacas y no en el vacunador de la fundación, que sólo es un idóneo.” Además está en juego mucha plata. “Las fundaciones nos cobran los costos operativos, la vacuna y el traslado. Para nosotros, que estamos alejados, nos implica unos costos terribles”, concluyó.

En tanto, el presidente del Frente Agropecuario Nacional (FAN), Horacio Delguy, opinó que “en la medida en que se cumplan los objetivos, la nueva normativa es buena porque habrá mayor competencia en la compra de la vacuna y en su aplicación; el productor tendrá la posibilidad de elegir; es lo que propusimos en su momento”. El FAN siempre fue crítico del actual sistema de vacunación. “Con el actual sistema hay monopolio en la comercialización de la vacuna en un mercado cautivo y obligatorio; hay un sistema operativo que hace que la aplicación de la vacuna se haya transformado en un costo muy importante”, señaló el dirigente. Pese a reconocer que la operatoria ha sido efectiva, Delguy insistió en que “eso no quiere decir que no existan formas efectivas también pero con costos significativamente menores”.