Después de la lluvia, sale la soja

La lluvia de este mes tranquilizo a los productores. Nuestro país es el tercer exportador de soja de Sudamérica, y este fenómeno climático llamado La niña traía preocupado al campo por completo, ya que la falta de lluvias desde mediados de noviembre, estaba retrasando el proceso de siembra y floración tanto de la soja como del maíz. Pero febrero trajo, según datos del Observatorio Central de Buenos Aires, en solo cinco horas 69.3 milímetros de lluvia sólo en la Ciudad. “El sudeste de Buenos Aires, que es una región que se ha vuelto sojera, tiene muy buenas reservas de humedad y también le ha llovido, y sigue lloviznando”, dijo Germán Heinzenknecht, experto de la Consultora de Climatología Aplicada.

Esto trae un aumento de los precios sobre estos productos en el mercado internacional, lo que augura un buen año agricola. El gobierno está sacando cuentas del dinero que se recaudará de las retenciones en exportaciones, y que éste ayudara a mantener el dolar en su lugar.

Por otra parte, el Subsecretario del Ministerio de Agricultura, Oscar Solís, dijo que las cosechas de soja 2010/2011 estarán por encima de las 50 millones de toneladas, superando las 48 millones previstas.