GENETICA EN SEMILLAS

El departamento de investigación de una compañía semillera es el corazón donde se inicia un proceso de ampliación e intensificación de todos sus programas con vistas a generar la base genética necesaria para el crecimiento buscado en el mercado argentino y regional.

En el cultivo de maíz, la industria se ha desarrollado sobre un efecto denominado vigor híbrido o heterosis. Para lograr la máxima expresión del vigor híbrido es necesario contar con grupos heteróticos bien purificados y seleccionados por su aptitud combinatoria. Los grupos heteróticos que ha desarrollado Sursem han sido mejorados y purificados continuamente y con el impulso que se le ha dado al programa el vigor híbrido, y por ende el rendimiento, llegará a niveles de elite. Esto, es en gran parte producto de la introgresión de germoplasma elite de los diferentes grupos heteróticos que se viene realizando para enriquecer los mismos.

En esta línea, es que Sursem se embarcó en el proyecto de generar más cantidad de nuevas líneas de maíz por año, triplicando lo que venía haciendo tradicionalmente para llegar a más de 3.000 anuales y aumentando la cantidad de sitios de evaluación y parcelas de ensayos. Esto se pudo realizar con inversión en instalaciones y maquinarias del orden de 1 millón de dólares y aumentando los presupuestos de investigación de US$ 500.000 anuales a US$ 1.500.000. El primer paso fue el de lograr reforzar el equipo de fitomejoradores, para lo cual fueron contratados 4 nuevos breeders, especializados con maestrías y doctorados en mejoramiento vegetal, que orientarán sus esfuerzos a los programas de mejoramiento de maíz, soja y girasol.

Es indudable que los logros biotecnológicos de los últimos tiempos han impulsado al cultivo de maíz a niveles superlativos. El compromiso de Sursem es el de tener la mejor y más actualizada gama de eventos y tecnologías disponibles incorporadas en su germoplasma, de hecho se están realizado estas incorporaciones de nuevas tecnologías y eventos aún no aprobados en Argentina en combinación con empresas en el exterior, preparándose para el momento en que éstas sean liberadas en nuestro territorio. Otra novel herramienta que estamos utilizando son los marcadores moleculares. Se acordó una asociación con un laboratorio americano y una empresa china para desarrollar poblaciones para identificar marcadores ligados a la aptitud combinatoria para maximizar el vigor híbrido y a caracteres agronómicos como resistencia a enfermedades (mal de Río IV, royas, etc.) y profundidad de grano.

Nota de la Redacción: el autor es director de Investigación de SURSEM S.A.