Cultivo tardío de maíz, una tendencia que crece

Un hábito que crece entre los productores, principalmetne en Córdoba, la siembra tardía del maíz se instaura desde ya varias campañas. Estos cultivos tienen como características rindes más estables sin perdida real del rendimiento si se sabe manejar, y una menor inversión por hectárea como veremos más adelante.

La experiencia de estos productores demostró que al cultivar en el mismo momento que los productores de la pampa húmeda acarreaba el inconveniente de que si demoraban las lluvias, los “manchones” que se creaban disminuían el rinde. Con esta nueva técnica se aprovechan las lluvias primaverales y la temperatura de la tierra para lograr que las semillas emerjan casi un 100% mejorando el rinde esperado.

Las siembras realizadas en octubre son las que dan mejor resultado según los agricultores entrevistados por el diario clarín, manifestando que la cantidad de nitrógeno en la tierra es mayor para esas épocas teniendo que utilizar menor cantidad de fertilizantes y obteniendo un buen crecimiento de la plantación de maíz. En cuanto al fósforo las técnicas son varias y pocos llegan a un acuerdo.

Lo que si es evidente es que con esta nueva técnica los planteros Cordobeses ya no tienen excusa para no plantar maíz, y tengiendo en cuenta los rindes, este grano muestra que va a mejorar los números para sus productores.