La prevención mejoró los rindes del maíz.

Los productores intentan desde hace varios años aplicar la estrategia utilizada para la soja en el maíz. Cultivos de grandes niveles de tecnología orientados a altos rindes son necesarios para aplicaciones de fungicidas que eleven el potencial biológico de los hibridos. Con esta nueva estrategia la próxima siembra de maíz se espera con mejores resultados.

Los productores líderes coinciden que esta es la mejor estratégia ya que los rindes, por ejemplo en un campo de Olaeta Córdoba, en la comparación entre un lote testigo y donde hizo una aplicación combinada de Artea en V6 y Amistar Xtra en V10/V11, registró una diferencia de 3.470 kg/ha; 8.546 kg/ha vs. 12.016 kg/ha. En estos campos se detectaron tempranamente roya común y tizón del maíz. A partir de ese momento, se decidió actuar de inmediato aplicando fungicida con un pulverizador terrestre.

La próxima siembra de maíz presenta nuevas perspectivas de rentabilidad a partir de los buenos resultados que muchos productores han obtenido durante la temporada pasada, combatiendo con fungicidas foliares enfermedades como roya del maíz y tizones entre otros.

Una situación similar vivió el Ing. Agr. Martín Labaque, productor en el Establecimiento Don Julio, ubicado en General Paz, Córdoba. Allí plantó uno de los híbridos más vendidos del mercado. En su zona llovieron aproximadamente 500 mm. en todo el ciclo del cultivo. Según relata, encontraron principalmente Roya y Tizón exserohilum. El cultivo llegó a la fase reproductiva con una importante presencia de síntomas y eso fue determinante para que decidieran usar un fungicida foliar. Se realizó una aplicación aérea en R1, con Amistar Xtra. Al evaluar resultados, el testigo rindió 76 qq y el tratado 84 qq, notándose además a cosecha más quiebre de cañas en el testigo. Un resultado más que satisfactorio, según afirmó Labaque.